jueves, 29 de enero de 2009

La restauración, la rehabilitación y el Iroko.



En la web del ayuntamiento de Degaña ya se puede descargar el nuevo número de Faloupu. Uno de sus interesantes artículos, con el típico lenguaje del proyecto de ejecución, es el titulado “ASÍ ES EL CENTRO DE INTERPRETACION E INFORMACION DEL PARQUE FUENTES DEL NARCEA, DEGAÑA E IBIAS”. Entendemos que el "es" son las fotos, que corresponden a la información de 2009, porque el resto, siendo muy interesante (siento no haberlo leido años antes) corresponde como se aclara en el primer párrafo, al proyecto "Adecuación y remodelación de la finca Casa Florencio. etc". Vaya por delante que una entrada anterior (del 22 de Noviembre de 2008) se basaba en una reflexión sobre la restauración de un conjunto arquitectónico recogido en el Inventario del Patrimonio Arquitectónico de Asturias. Y como para entendernos tenemos que hablar un lenguaje común, defino lo que es para mí rehabilitar y restaurar.
Rehabilitar: obras de adecuación del edificio para que siga siendo funcional. Se recupera un edificio para un uso diferente al que tenía.
Restaurar: obras realizadas en un edificio para intentar conseguir la originalidad deteriorada, por lo general en edificios de cierto valor arquitectónico, historico artístico (Incluso con cambios de usos). 
Por lo que parece claro que las críticas no tendrían sentido al tratarse de una rehabilitación... de un edificio sin valor (arquitectónico o histórico artístico), un "viejo caserón" como se nos indica en el texto. Para quienes no les aburra el tema, les propongo por ejemplo que vean imágenes actuales del teatro romano de Sagunto y sigan un poco el debate, aún actual, que ha suscitado. 
En lo tocante a la estructuración del texto he de confesar que me es demasiado familiar, el recorta y pega tan extendido, pues ¿cómo sino entender que se inicie el primer párrafo con un "La finca Casa Florencio, conjuntamente con las edificaciones que existen en su entorno, ha tenido otra tipología de asentamiento..."? ¿otra, respecto a qué?. Una alteridad dificil de establecer, para pasar a títulos como "estado actual de las edificaciones" desmentidos por la realidad y por las fotos: no es mas que un título apropiado en su momento, en el del proyecto de ejecución. Es por lo tanto constante la confusión temporal, siendo los presentes del texto hoy pasados y los futuros, presentes. 
Conclusión: ya tenemos un centro "de diseño" con "nuevos materiales y tecnologías". ¿La madera? Algo muy tradicional (en África): El Iroko. Solo queda esperar que se contemple la restauración de la capilla. Créditos: fotos originales en Faloupo, nº6.(sin mención de derechos)

2 comentarios:

Jose de Mingo dijo...

Lo del Iriko seguro que tiene segundas intenciones: como quieren preservar nuestros bosques, han considerado que era mejor colocar madera importada de Africa. Además, le dan al Centro un carácter exótico que desde Oviedo deben considerar que le falta a toda la comarca suroccidental.

Desde el "otro" lado del Rañadoiro, mis felicitaciones por el blog.

Jesús Rodríguez dijo...

Ciertamente a mi tampoco me ha gustado el resultado. Si la idea era una edificacion con materiales modernos quizá hubiera estado mejor situada en otra parte del pueblo, no tan cerca de la mina y aprovechar casa Florencio para otra cosa que respetara su arquitectura tradicional, aunque creo que tuvieron que tirarla entera y partir casi de cero.
Espero que funcione y sea muy visitado.
Por otra parte la utilización de materiales inadecuados en "restauraciones" y nuevas construciones es algo muy común por la zona(Degaña, Ibias, Laciana...), casas con teja roja, chavolismo, uralitas, gomas de cinta transportadora, etc. Parece que los ayuntamientos han sido muy permisivos y ahora ya es tarde.

Entradas por fechas