miércoles, 30 de septiembre de 2009

Ejemplo de cómo no promocionar una ruta.




Ayer, martes 29 María del Roxo en su blog del lejano oeste, traía al foro de los debates el tema de los carteles publicitarios institucionales con sus olvidos, inexactitudes, lenguaje de cartón y contradicciones. El cartel de esta foto es de la ruta Fonchada, ya descrita por Alto Sil, (muy recomendable: fotos y reflexiones como alfileres) y se encuentra en la carretera a Valdeprao, muy cerca ya del cruce de la As-15. Si los líquenes son testimonio de un aire puro, el polvo de carbón en un cartel nos dice: que el emplazamiento del cartel es equivocado (dinero mal gastado) que el mensaje del cartel y del entorno son contradictorios, kafkianos -como lo calificó E. Sil-, que los recursos naturales de esta zona son poco compatibles con la extracción del carbón a cielo abierto. ¿Alguien con un dedo de frente cree que con esos paisajes superpuestos a los mensajes publicitarios o informativos se fomentan los mensajes que esas publicidades o informaciones ofrecen?. ¿O es que creen que los turistas son tontos?.

5 comentarios:

Alto Sil dijo...

Respuesta: creen que los turistas son tontos. No se me ocurre otra.

Deogracias a Dios dijo...

No sé si éste es el caso, pero me consta que hay personajillos oscuros en el ámbito de la administración (tipo Antoñito-Tres-En-Uno?) que se forran con sus negocios privados de carteles señalizadores: 1. Diseño rutas, 2. Saco concurso, 3.Me lo adjudico..

Una vez plantificado el cartel y con dinerito en mi bolsillo, a otra ruta, mariposa.

Suso degaña dijo...

Eso si que es integrar un cartel en el paisaje, apenas produce impacto visual, vamos que ahora creo que ya ni se ve.

David.GG dijo...

Hola. Que adecuado es el titulo de la entrada. Yo he podido ver varias escenas muy similares a la que comentas.

Saludos

Pixina G dijo...

Una aserción, inverosímil y absurda que nos la presentan con apariencias de autenticidad.
¡Como la vida misma!
Se echa en falta gente leal.

Entradas por fechas