miércoles, 11 de febrero de 2009

" Estado Mayor de la República del Rif"

11 comentarios:

Plataforma para el Desarrollo y Difusión del Alto Sil dijo...

¿el cura, el señor alcalde, el maestro y el médico?

Le prof dijo...

No va usted descaminado: Al menos un fallo y en desorden. Inténtelo de nuevo, Gracias.

Carlos de Sebastián dijo...

Alcalde y cura son los únicos correctos por ahora, los otros dos me imagino que eran funcionarios del Ayuntamiento o concejales o jueces de paz o algo así, pero ni maestros ni médicos.

Le prof dijo...

Juegas con ventaja Carlos! al menos conoces a uno y el otro es la viva imagen de Paco ¿no?

Jose de Mingo dijo...

Despues de observar un buen rato la fotografía, voy a probar mi grado de fisonomista: alguacil, juez de paz, cura y alcalde.
¡¡Lo que tengo seguro es que acierto el cura!!.

Te enlazo a mi blog. Saludos

Jesús Rodríguez dijo...

Distingo al cura, es el que no tiene el cigarrillo en la mano.

Le prof dijo...

!Qué buenos observadores sois todos! ¿Podéis ir un paso más allá y nombrarlos?

Carlos de Sebastián dijo...

Hasta donde yo sé:
El de la izquierda era el secretario del Ayuntamiento de Degaña, Maximino Meléndez Amigo, conocido como "Másimo"; a continuación el alcalde que llamaban Valenciano, no sé su nombre, su tumba en el cementerio de Degaña está al lado de la del anterior; el cura no sé como se llamaba; y a la derecha del todo Daniel González Pérez, conocido como "Caldeirón", creo que era el secretario del Juzgado de Paz de Degaña.

Le prof dijo...

Ya solo nos falta el nombre del cura...

Carlos de Sebastián dijo...

Pues el cura me dicen que pudiera haberse llamado Jesús y el alcalde Valenciano Manuel.

Le prof dijo...

Hechos de sociedad: El tal cura Jesús, aunque los concilios de Toledo siglos antes habían eliminado las barraganas, tenía trato carnal con una de las hijas del "Porro", (el que da nombre a las castañares que él plantó). De esos tratos, nació Pilar, criada en varias casas (con Pilar del Rebollal un tiempo, con los de "Medalín" otro.) La historia de Pilar bien daría para una entrega folletinesca: parece que quiso casarse y su "padrino" (y a la vez padre) le reveló que en quien había posado sus ojos no era otro que su hermano, no quedándole otra salida que la de la clausura en Oviedo. Desconozco si los hechos son ciertos, pero con prolijos detalles y ampliaciones sucesivas, temas como éste debieron ser sujeto de conversación frecuente en los filandones o las esfuetsas...

Entradas por fechas